Secciones

Archivos

Enlaces

Detalle

23/09/2013

PRAEMEDITATIO MALORUM - HEIDI

ampliar
Braulio en el tercer largo
ampliar
Braulio en el quinto largo
ampliar
Braulio en el séptimo largo
ampliar
Braulio y Alejandro en la cumbre del Ameal de Pablo

AMEAL DE PABLO. Circo de Gredos

PRAEMEDITATIO MALORUM - HEIDI, 210 m (7b+/A3 – obligado7a/A3)
Abierta el 11 y 12 de julio de 2013 por Braulio Expósito, Joaquín Gracia y Alejandro Sánchez

Después de la última tentativa realizada el domingo 15 de septiembre en compañía de Samuel, en la que no pudimos encadenar el primer largo, ni salir escalando por los dos últimos largos de la Heidi, una espinita se me quedó clavada en alguna parte dentro de mí.
Algo por dentro me decía que tenía que volver pronto a intentar ese primer largo, limpiar bien con esmero el musgo del quinto largo para que futuros y potentes escaladores puedan intentar liberarlo, y sobre todo salir escalando a la cumbre por la Heidi.
Alejandro Sánchez, me llamó como de costumbre para preguntar, por los acontecimientos del fin de semana, en la primera concentración de escaladores en el Circo de Gredos.
Después de ponerle al tanto de todo lo que pude percibir, que fue muy positivo, me digo que teníamos que volver en cuanto tuviéramos una tarde y un día entero libres.
El día 23 de septiembre de 2013, a las 19.00 horas, estábamos tomando café en el bar de siempre, en Ramacastañas. Cuando nos ve aparecer el dueño, ya sabe donde vamos con solo venos la cara de felicidad de ambos.
Después de una hora de coche hasta la plataforma y dos horas de caminata, nos encontrábamos a las diez de la noche, con un bocata de jamón en la mano sentados en los poyetes del refugio Elola, donde siempre somos muy bien recibidos. Allí pasamos la noche. Nos levantamos a las seis de la mañana, desayunamos lo que nos dejaron preparados Israel y Diego del refugio y salimos dirección al Ameal de Pablo con unas ganas enormes de escalar.
La estrategia fue montar el primer largo y darle pegues hasta encadenarlo. En un tope y tres pegues ya lo habíamos encadenado los dos de primero. Los sucesivos largos hasta el quinto, puro trámite.
En el quinto subió el que escribe, en artificial, dejando limpio todo lo que se encontraba en su camino con un cepillo metálico, algo a lo que tanto está acostumbrado a hacer en la Virgen y Cadalso. (Tengo callos en las manos de tanto cepillar).
Alejandro le dio un gran pegue de segundo hasta que se le fue el pie derecho cuando iba a posicionar el izquierdo en la pared anexa al pequeño diedro que hay debajo del gran techo y que va a parar al espolón que da salida a la placa por donde va la Heidi. A partir de ahí no vio la manera de salir escalando al espolón, por lo que salió agarrándose a todo lo que pillaba.
Los siguientes largos ya estaban asignados puesto que eran de artificial sucio, por lo que me tocaron a mí. El sexto largo empieza con una fisura que se escala hasta un techo que subí en artificial ya que estaba muy sucio de musgo. Tras unos pasos en libre fácil, me posicioné en una repisa con un clavo universal en el que había atado un cordino muy viejo, justo, frente a mí, un diedro ciego ligeramente desplomado hacia la izquierda de unos seis metros, por el que no veía la manera de meterle mano para poder seguir para arriba.
Barajé varias posibilidades, una irme por la derecha por terreno algo más fácil que descarté porque no se veían donde poder asegurarme de la mierda que había y la otra salir por una placa difícil de la izquierda sin poder asegurarme hasta pasado el techo del diedro.
Resultado, pues que me armé de coraje, valor, pero sobre todo eché mano a mis Bird beaks como si fuera Billy el niño en el lejano oeste. Con un bird beak, un pequeño pitón en zeta, otro bird beak y un microfriends mal emplazado entre la pared y una laja medio suelta en el techo del final de diedro, ya había superado las dificultades en artificial. Me colgué de un gran clavo redondo que parecía sacado de una ventana vieja de forja y cuando quité peso saliendo en libre se movió, sacándolo literalmente con la mano. Como es lógico se me puso un nudo en el estómago y la garganta juntos, porque había ido retirando el material del diedro ya que iba escaso de material, sobre todo de mosquetones y todavía me quedaban metros para llegar a la reunión de debajo del gran techo. Podría haber volado casi veinte metros, pero mi ángel de la guarda estuvo muy atento aquel día.
El ultimo largo que parecía intimidar, era mucho más fácil de lo que aparentaba desde abajo. Una placa sucia de 6a+ debajo del gran techo y salida espectacular al final del mismo, nos depositaron en terreno fácil de salida a cumbre.
Fotos, abrazos, enhorabuenas y para bajo rapelando, no sin antes atascarse una de las cuerdas para dejarnos algo de mejor sabor. Alejandro subió voluntario por las cuerdas hasta arriba para desatascarlas, algo que nos llevo una hora más de retraso, mas otra media hora más por hacer la vuelta por el Pan de Azucar para ver las vías abiertas por los Trolls del Circo.
A las seis de la tarde estábamos tomando un par de cervezas en el refugio y contando nuestras anécdotas.
Dos horas más nos separaban del coche por los Barrerones.
Gran cena de plato combinado en Hoyos del Espino y a las doce en casita a aguantar los reproches.
Saludos. Braulio
Se han dejado 7 paraboles en el primer largo, 5 paraboles en el tercero y 6 paraboles en el quinto largo. Las reuniones equipadas para rapelar desde la R5 (Rápel volado de 50 metros).
MATERIAL: 1 juegos de friends hasta el uno. 1 juegos de microfriends enteros, fisureros. Si se sale por la Heidi prever dos juegos de cada, un juego de clavos, uñas y material vario de artificial. Si se quiere salir en artificial del quinto largo prever un juego de uñas. Para el A3 del sexto largo llevar un par de Bird beaks y clavos en zeta pequeños, ya que discurre por un diedro totalmente ciego imposible de flanquear si no se lleva este tipo de material.
APROXIMACIÓN: Desde la Plataforma de Hoyos del Espino subiremos hasta la Laguna Grande de Gredos y una vez allí, desde el refugio, subiremos al Ameal de Pablo por un sendero que sale destrás del mismo.
DESCENSO: Rapelando desde la cumbre por la Torre de Abi-Amir.
Hasta el quinto largo se puede rapelar, a partir de ahí hay que salir a cumbre por la vía Heidi. Los dos últimos largos son de la vía Heidi. Realizamos la segunda repetición de estos dos últimos largos desde que se abriera en los años 70.
OBSERVACIONES: La cara sur es una pared espectacular, nada que envidiar a cualquier risco de nivel de Galayos. Espera futuras liberaciones de cordadas intrépidas. El quinto largo posiblemente esté cerca del 8a en libre.

Disminuir fuente Aumentar fuente

Categoría > CIRCO DE GREDOS

Curriculum Blog/Noticias Agenda Fotos Contacto
contador de visitas